Entradas populares

Derecho Contable

1. CONCEPTO Y FUNCIÓN DEL DERECHO CONTABLE

Concepto.
El Derecho contable se integra por un conjunto de normas reguladoras de la documentación de la actividad de los empresarios y de sus resultados, expresadas en términos monetarios. Ordena la contabilidad, técnica de llevanza, el significado de la anotación o asiento contable y el documento (tradicionalmente libro), en que aquellas se manifiestan.
Tales normas, que constituyen elemento estructural de la empresa y estatuto del empresario, revisten un carácter heterogéneo, en el sentido de que forman parte de distintos cuerpos legales.
Por ello, se discute su naturaleza jurídica: algunos autores se inclinan por su carácter de derecho privado; otros destacan la incidencia en su contenido, como disciplina académica que es, de aspectos de derecho público, de los que son ejemplo sus relaciones con el derecho fiscal, administrativo (especialmente en la ordenación de la auditoría) y penal.

Función.
A) Los instrumentos jurídicos se dirigen, como es sabido, al cumplimiento de una función económica y social y a la producción de un determinado resultado. Función significa, pues, a nuestros efectos, actividad vinculada a la obtención de fines y a la satisfacción de intereses que no son exclusivos del sujeto que realiza la actividad. Con ello se engloba dentro del término función el fin, la causa y el resultado.

La función que aquí interesa es la genérica, independientemente de la específica de determinados elementos (aun tan importantes como el balance), en todo caso en dependencia de los instrumentos predispuestos
con carácter general (actos organizativos). También es independiente de la voluntad del sujeto que de ordinario se dirige a una finalidad práctica, a un intento empírico.
Ocurre sin embargo que esa función o funciones, de ordinario, no se indican por el legislador; en ocasiones además son “funciones nuevas”. Se convierte por ello su determinación en tarea del intérprete. Hay, en fin, un problema de vigencias, porque a veces, la función o funciones no se realizan de modo total o parcial.
Cosa diversa de la función es la utilización del instrumento jurídico en cuestión para diversos fines, lo que en nuestro caso se manifiesta particularmente en el aspecto probatorio “no procesal”.

c) El interés general de que la empresas sean prósperas, lo que requiere de la llevanza de una contabilidad adecuada.
d) Las exigencias del Estado y de la Administración, a fin de poder elaborar la contabilidad nacional y recaudar los impuestos.
e) La necesidad de proceder a la reconstitución de las mutaciones patrimoniales y la calificación de la conducta del empresario, en el caso de situaciones concursales.

C) Los anteriores fines, parcialmente considerados, suelen tener su apoyo en distintas normas de nuestro ordenamiento, y también en ocasiones, han sido proclamados por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.
Pero tales fines, pueden además ser reconducidos, a mi juicio, en torno a una idea básica, que sintetiza una pluralidad de intereses protegidos: la contabilidad es elemento de organización de la empresa y control de la actividad.
En efecto, la actividad del empresario es actividad organizada, es decir, planificada, y dentro de ella aparece la contabilidad como “elemento estructural de la organización racional de la empresa”. La llevanza de la contabilidad se encuadra por ello dentro de los actos de organización y está en la base del “cálculo consciente y racional” en que se apoya el plan conforme al que se estructura la unidad económica organizada que es la empresa.
Desde otra vertiente, conviene observar cómo el ejercicio de la actividad empresarial pone en continua relación a personas y (a través suyo) patrimonios, presentándose como actividad duradera que trasciende al titular e interesa a una pluralidad de sujetos, presentes o futuros, para desembocar
en esa unidad de producción con “valor social” que es la empresa, que se convierte en unidad contable. Pues bien, el Derecho pretende el control

B) Múltiples han sido las funciones que se han asignado a la contabilidad desde el plano jurídico. La contabilidad constituye uno de los elementos en la organización de la empresa, concebida ésta como actividad organizada y planificada con la finalidad de una ganancia indeterminada.
Su significado alcanza un aspecto interno (del propio sujeto) y un aspecto externo (que atiende a intereses de terceros, ej. auditoría).
Entre ellas, cabe mencionar las siguientes:
a) El interés del propio empresario, por su necesidad de conocer la marcha de la empresa y de tener una visión económica de la misma y de sus resultados.
b) El interés de los acreedores y de los terceros, en general, en base a que la contabilidad permite preconstituir pruebas, al tratarse de un medio de probanza usual; y por otro lado, ser el comercio una administración de capitales ajenos, lo que exige que el empresario no asuma riesgos ilimitados.
continuado de esa actividad a través de su documentación,constituyendo la contabilidad una manifestación parcial de ésta.

Precisamente y por razón de este último interés, tenemos que la contabilidad, tradicionalmente configurada con un ámbito principalmente interno, adquiere cada día para el Derecho una mayor relevancia externa,
como medio de información, lo que se lleva a cabo fundamentalmente a través del balance, cuya veracidad intenta asegurarse a través de una triple vía:
a) La responsabilidad del empresario o de los administradores de la sociedad.
b) La concordancia entre los diversos registros contables y los estados y documentos que se publican.
c) La carga del empresario de facilitar la lectura de las cuentas publicadas -claridad-, cualquiera que sea el procedimiento de llevanza.

2. PARTICULARIDADES DEL DERECHO CONTABLE
Se observa, en la ciencia del Derecho, que la enumeración de las disciplinas jurídicas comporta un arrastre histórico, que se ha traducido de ordinario en aceptar la “autonomía” de algunas nuevas. Aun cabe añadir que también, en este punto, se puede discutir sobre el concepto de autonomía.
En nuestro caso, sin embargo, puede señalarse algunas singularidades -como ha sintetizado especialmente la doctrina francesa- del derecho contable.

En segundo lugar, se dan diferencias conceptuales, entre otras, la diferencia entre personificación jurídica y personificación contable, manifiesta en el caso de contabilidad de entes sin personalidad jurídica y de los grupos de sociedades. Otro ejemplo, es el caso del empresario individual que conduce a distinguir entre el patrimonio afectado al negocio, que es el objeto de representación contable, y su restante patrimonio,

En tercer lugar, metodológicas: cuándo los actos jurídicos tienen y en qué medida su repercusión contable. Son los casos de operaciones consensuales, sin documentación, que abren el interrogante del justificante
para el asiento.
Para los primeros, salvo excepciones, existe libertad de forma, mientras que los segundos, requieren de la presencia de un justificante o no tienen reflejo contable en el balance (caso de los avales) cuestiones, que en algún momento se resolvían mediante las denominadas “cuentas de orden”.

MATERIAL ADICIONAL
Tratar una materia desde el punto de vista histórico tiene siempre unos condicionamientos que, en nuestro caso, se traducen en el diferente papel del empresario y la empresa según los tiempos; en la diversidad de sistemas económicos y en las transformaciones actuales de éstos; y finalmente en la diversidad y multiplicidad de intereses en juego. Por otro lado, los conceptos e instituciones jurídicas no son tan sólo una expresión de pura historicidad, y cuando se efectúa una investigación histórica existe el peligro de desviacionismo: atribuir a los textos un valor sistemático, a veces casi nomológico, que no han tenido
DOWNLOAD (DESCARGAR) Libro de Derecho Contable
CONTRASEÑA: Visual.SaC



Share :

1 comentario:

  1. Anonymous11:23

    hola, por favor de volver a subir el enlace, se lo agradeceria mucho, se agradece el esfuerzo, que realizan al proporcionar dichos libros.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.