Entradas populares

Derecho Registral


CONCEPTO DE PUBLICIDAD
Cuando hablamos de publicidad debemos hacer referencia a tres elementos: por un lado, aquello que se quiere dar a conocer; por el otro, los destinatarios de aquélla y, finalmente, el medio a utilizar para que llegue o pueda llegar a conocimiento de los destinatarios.
Lo que se quiere dar a publicidad son hechos, tomando este concepto en sentido amplio; los destinatarios son personas, y los medios consisten en una actividad conducente al fin propuesto. En este enfoque, la noción de publicidad puede ser entendida desde un punto de vista amplio o sólo restringida a la publicidad jurídica que es el objeto de nuestro estudio.

a) CONCEPTO AMPLIO. En tal sentido, se afirma que la publicidad es una actividad, destinada a producir cognoscibilidad. Se hace referencia a cognoscibilidad y no a conocimiento, porque siendo su destinatario la persona, el efectivo conocimiento dependerá, en definitiva, de la actitud y de la voluntad del destinatario, en conocer lo que se da a publicidad.

b) PUBLICIDAD JURÍDICA. Para caracterizar a la publicidad jurídica se debe apuntar a lo que se publica, y también a sus efectos. Lo que se da a conocer en la llamada publicidad jurídica son hechos jurídicos 1 y su finalidad es la producción de efectos jurídicos. La producción de éstos puede variar desde una simple noticia hasta la concreción de la existencia misma del derecho, que es la esencia de la publicidad jurídica. No hay publicidad jurídica si no hay efectos derivados de esa publicidad.
Concordantemente con lo que venimos apuntando, Hernández Gil expresa que "en sentido amplio publicidad es la actividad dirigida a difundir y hacer notorio un acontecimiento. En un sentido menos amplio, consiste en la exteriorización o divulgación de una situación jurídica para producir cognoscibilidad general. En sentido más estricto y técnico por publicidad debemos entender el sistema de divulgación encaminado a hacer cognoscible a todos determinadas situaciones jurídicas para la tutela de los derechos y la seguridad en el
tráfico"
Por su parte, López de Zavalía acota que la publicidad puede ser enfocada desde tres ángulos:
como cognoscibilidad, como actividad y como medio.
Como cognoscibilidad no es conocimiento sino posibilidad de conocer. Es el conocimiento puesto a disposición del público; debe ser permanente, puede ser extraída en cualquier momento; y general, destinada al público. Esa cognoscibilidad está referida a hechos, en sentido amplio, y se produce en base a una declaración señalativa hecha por el órgano competente. Sobre esos presupuestos define a la publicidad como la cognoscibilidad de hechos en base a una de|;laración señalativa del órgano competente, puesta a disposición del público por los medios previstos por.la ley

NATURALEZA JURÍDICA.-Vara la.mayoría. de los autores que se han preguntado sobre la naturaleza de la publicidad, la respuesta correcta es la dada por Corrado, quien la encuadra en una declaración señalativa, entendiendo por tal "a la divulgación directa o indirecta de un hecho que puede perjudicar a terceros, realizada en forma adecuada para que dichos terceros puedan conocer el evento"^. En estos casos, la declaración señalativa proviene de un órgano 'público

FIGURAS AFINES. - Cabe efectuar las siguientes distinciones.
a) PUBLICACIÓN. Ésta es episódica y falta para su actuación una organización específica, produciendo tan solo una situación de notoriedad. Por otra parte, generalmente, la publicación suele referirse a actos de derecho público^.

b) NOTIFICACIÓN PÚBLICA. La notificación pública produce un conocimiento legal, en cambio la publicidad sólo produce cognoscibilidad legal.
La notificación pública es una declar"kción recepticia, va dirigida a un destinatario determinado. Por ello, esta notificación es un procedimiento dinámico y episódico, mientras que la publicidad es permanente y estática^.

c) FORMA Y PUBLICIDAD. Se pretende identificar forma con publicidad, pero en realidad no es la forma del acto la que se da a publicidad sino que es una formalidad de éste. Afirma Hernández Gil que "la publicidad se concreta en un procedimiento constituido por una serie de actos cada uno de los cuales tiene su forma, común o especial, y el procedimiento es autónomo respecto a los actos o hechos, que por medio de él se hacen públicos'

4. REGISTROS Y PUBLICIDAD. - Veamos las principales opiniones en doctrina.
a) OPINIÓN DE HERNÁNDEZ GIL. Para este autor, la publicidad propiamente dicha - e n sentido técnico jurídico- sólo se consigue por medio de órganos públicos regístrales dispuestos para ese fin específico. Dice que bajo la expresión publicidad de hecho, aformal o impropia, se suele comprender todos los medios no amparados por la publicidad formal o de derecho, aptos para la divulgación de hechos o actos de trascendencia jurídica. Agrega que si la ley llega por medios distintos a los establecidos para la publicidad formal, al mismo resultado de protección a los terceros de buena fe, no crea otro sistema de publicidad, es tan sólo un medio de técnica legislativa por el cual se establece una tutela especial, generalmente sobre la base de la apariencia Vemos así que, para esta manera de pensar, la única publicidad es la registral; es decir, la que se opera por medio de un registro! La publicidad no registral, que llama aformal o de hecho, no es publicidad. La apariencia no es publicidad aunque reconoce que tiene, en algunos casos, "una eficacia semejante a la publicidad" ^.
Reafirmando su posición, expresa Hernández Gil que, "en principio, la publicidad puede conseguirse por cualquier medio apto para hacer posible a todo tercero conocer determinadas modificaciones jurídicas; pero, como la ftinción publicitaria exige la representación documental del acto publicado, esta exigencia -como es la conservación de la documentación- sólo se logra por medio de los registros" ^''.

b) OPINIÓN DE ALTERINI. Estima que también es publicidad la que produce anoticiamientos por otros medios distintos al registro. Habla así de la publicidad traditiva, considerando que en el esquema de Vélez Sársfield, la tradición era un medio de publicidad, aunque muy rudimentaria. Distinta es la publicidad que resulta de la relación real derivada de la tradición de la cosa -posesión, tenencia y yuxtaposición-, a la que denomina publicidad de los estados de hecho, de las que la más importante es la publicidad posesoria.
Constituye un supuesto de publicidad de un estado de hecho la derivada del art. 1277 del Cód.
Civil, en cuanto exige el asentimiento conyugal aunque se trate de bienes propios, si en el inmueble está radicado el hogar conyugal y existen hijos menores o incapaces. Éste es un
estado de hecho que no tiene exteriorización en el registro, pero que resulta oponible a terceros. Otro estado de hecho oponible a terceros es el de retentor de la cosa inmueble por el crédito resultante de las mejoras hechas en él, que prevalece frente a la hipoteca posterior, conforme al art. 3946 del mismo Código".

5. CONCEPTO DE PUBLICIDAD REGISTRAL. - Es aquella publicidad jurídica que se obtiene por medio de un órgano específico denominado registro. Como vimos en el punto anterior, para algunos la publicidad es siempre registral, en cambio para otros, la publicidad jurídica puede ser o no registral, según que la actividad o el medio empleado sea o no el registro.

6. CONCEPTO DE REGISTRO. - En un sentido amplio, se puede afirmar que los registros son los organismos mediante los cuales se produce la publicidad jurídica.
Para Chico y Ortiz se debe distinguir los registros administrativos de los registros jurídicos. Un registro no es jurídico porque se rija por normas jurídicas, ya que en tal caso serían registros jurídicos el de la policía, el de farmacéuticos, etcétera.
No cabe identificar lo normativo con lo jurídico.

Luego de señalar que normalmente se intenta contemplar a los registros desde tres puntos de vista: como oficina pública, como'conjunto de libros y como institución, expresa que a su criterio la única verdadera concepción es aquella que considera al registro como una institución, siendo sólo objeto de su organización el examen de los libros y la caracterización de la oficina. A su juicio, el fin de los registros es proporcionar plena seguridad en el tráfico.
La idea del registro, continúa Chico y Ortiz, lleva consigo la de publicidad material o sustantiva, base y fundamento del registro. Se refiere a la interferencia necesaria en el régimen jurídico civil, esto es respecto del nacimiento, modificación, extinción, ejercicio y eficacia del derecho. No basta afirmar como efecto sustancial de la publicidad el de la eliminación de la excusabilidad de la ignorancia

7. CLASES DE REGISTRO.-Resulta ya clásica la distinción entre distintos tipos de registros que hace Rafael Núñez Lagos, en cinco clases, a saber: de hechos, de actos y contratos, de documentos, de títulos y de derechos. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

a) REGISTRO DE HECHOS. En estos casos, el registro anota y da a conocer simplemente un hecho, por ejemplo el Registro Civil cuando inscribe el nacimiento o la muerte de una persona. La inscripción no le agrega un elemento más al hecho, el cual se ha producido con independencia de su registración.
Ésta tiene como fin facilitar la prueba del hecho ocurrido y nada más. Así, la partida de
nacimiento y de defunción son medios probatorios del nacimiento o de la muerte.

b) REGISTRO DE ACTOS Y CONTRATOS. El acto jurídico o el contrato no existen si no se celebran en el registro en el cual quedan incorporados; por ejemplo, el matrimonio no existe si no se celebra en el Registro Civil y ante el oficial público competente para actuar en ese registro. También es de actos y contratos el registro notarial a cargo de un escribano, por concesión del Estado. La escritura pública no existe si no es autorizada por un escribano público titular o adscripto a un registro notarial, y que actúa en la esfera de su competencia.

c) REGISTRO DE DOCUMENTOS. ES una variedad del registro de hechos. Por documento se entiende a una cosa mueble representativa de un hecho. En lugar de ser registrado el hecho, lo que se registra es la cosa que contiene el hecho, como dice Falbo 13: se registra el documento como un hecho, incorporándolo pero sin someterlo a un análisis o calificación, salvo en lo concerniente a la propia competencia del registro. Son ejemplo de este tipo de registros el de testamentos, el de mandatos, etcétera.

d) REGISTRO DE TÍTULOS. Es una variedad del registro de actos y contratos. Mientras en el registro de actos y contratos, éstos no existen si la voluntad no es expresada directamente ante el re gistrador, en el de títulos el acto o el contrato existe aunque haya sido celebrado, fuera del registro, si se realizó ante otro funcionafio -juez o escribano que ha sometido el acto o contrato al pertinente examen de legalidad. El acto o contrato ingresa en el registro incorporado a un documento, pero en estos casos el documento no es considerado como un hecho, sino como un elemento portante de un negocio jurídico causal (título) que es, en
definitiva, el objeto de la registración. En virtud de lo expuesto, el análisis de legalidad
que se efectúa en este tipo de registros es mucho más amplio que el que se practica en un registro de documentos.

e) REGISTRO DE DERECHOS. Esta clase de registros no existe en nuestro sistema jurídico y sólo es posible en aquellos que, como el sistema alemán, mediante el llamado acto abstracto de enajenación, logran separar la causa del negocio, del efecto, esto es de la transmisión, siendo esto último lo registrable en este tipo de registros.

DOWNLOAD (DESCARGAR) Derecho Registral
CONTRASEÑA: Visual.SaC



Share :

2 comentarios:

  1. gracias sac, me va a ser muy util....

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita, esperamos nos siga visitando siempre hay novedades. Saludos!!...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.