Entradas populares

El Pensamiento Criminológico Tomo I

Cada autor, evidentemente, da una definición propia de la criminología, pero todas ellas, por muy diferentes que aparezcan en su redacción, se remontan a unos rasgos comunes, sea cual sea la postura teórica adoptada por el autor.
En el fondo se puede decir que esos rasgos comunes se centran fundamentalmente en tres aspectos, en torno a los cuales se hace girar el resto de los elementos conceptuales: el hombre (el delincuente), la conducta social (delictiva) y la organización social concreta en que se dan. El positivismo hizo girar la criminología exclusivamente en torno al hombre, tratando de distinguir entre un hombre anormal. y un hombre «anormal» o «peligroso». Dentro de él, una tendencia plantea la criminología como una actividad científica dirigida a la investigación de las causas biológicas, antropológicas, psiquiátricas y psicológicas del delito. Entre sus sostenedores antiguos destaca Lombroso y en la actualidad Eysenck. La otra, si bien pone su acento en lo social, lo hace en tanto que oposición entre sociedad y hombre delincuente, trata de caracterizar y señalar los factores sociales de la actividad criminal como forma de distinguir al «normal» del «anormal», del peligroso social. También es de antigua tradición y con ilustres sostenedores en la historia de la criminología, como Quetelet, Ferri y Hurwitz. Al respecto es muy representativa la definición de Stephan Hurwitz de la criminología como «la rama de la ciencia criminal que ilustra los factores de la criminalidad por medio de la investigación empírica» . Pero el problema con que topa el positivismo es que frente a la criminalidad surgen infinidad de causas o factores aislados, lo que en definitiva hace estéril toda investigación y, por otra parte, tampoco la simple suma de todas ellas sirve de explicación. Resulta que entre delito y no delito y entre delincuente y no delincuente no existe una diferencia esencial sino simplemente relativa o circunstancial, en último término sólo de control. El aborto es delito en España, pero no en Holanda. El auxilio al suicidio de un pariente anciano es delito en España, pero no entre los esquimales. La bigamia es delito en el mundo cristiano occidental, pero no en el mundo del Islam. Hay, pues, un fallo estructural en todo el análisis del positivismo. Por otra parte, el método empírico utilizado ha sido básicamente el de la estadística, pero ésta no es suficiente para conocer la criminalidad real; hay siempre, pues, en la estadística un espacio oculto que se ha denominado la cifra oscura.
DOWNLOAD (DESCARGAR) Libro sobre El Pensamiento Criminológico Tomo I
CONTRASEÑA: Visual.SaC



Share :

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.