Entradas populares

Edgardo Donna - Derecho Penal [Tomo I]

El hombre de la edad moderna padece de angustia, que procede de la conciencia de no tener ni un punto de apoyo simbólico, ni refugio que le ofrezca seguridad inmediata, de la experiencia renovada constantemente de que el mundo no proporciona al hombre un lugar de existencia que satisfaga de modo convincente las exigencias del espíritu1 . La época actual le agregó, a este sentimiento, el de dominio. El hombre intenta dominar, controlar, tanto los elementos de la naturaleza como los de la existencia humana, y con ello tiene ante sí incalculables posibilidades, claro está que a costa de una mayor degradación espiritual. El peligro, dice Guardini, aumenta porque esta operación de dominación es realizada por el anónimo Estado o por la anónima empresa, en la época más actual2. La consecuencia es el olvido de la personalidad y de la subjetividad, de modo que el hombre acepta casi religiosamente los objetos y las formas de vida que le son dados que, por otra parte, son impuestos por la planificación y fabricados en serie, de manera casi religiosa, creyendo que de esa manera se comporta racionalmente.
Sin embargo, no es ésta nuestra idea del fundamento de las Ciencias Jurídicas, la cual está anclada en la subjetividad, que a su vez tiene su base en la llamada autonomía ética del hombre y, por ende, en la libertad. Ha podido decir Welzel que "el reconocimiento del hombre como persona responsable es el presupuesto mínimo que tiene que mostrar un orden social si éste no quiere forzar simplemente en poder, sino obligar en tanto que Derecho.
DOWNLOAD | PDF | Español
PASSWORD: Visual.SaC



Share :

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.