Entradas populares

Emilio Mira y Lopez - Manual de Psicología Jurídica

Introducción
La configuración de la Psicología Jurídica se fundamenta como una especialidad que desenvuelve un amplio y específico ámbito entre las relaciones del mundo del Derecho y la Psicología tanto en su vertiente teórica, explicativa y de investigación, como en la aplicación, evaluación y tratamiento.

Comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y/o tratamiento de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, mediante la utilización de métodos propios de la Psicología Científica y cubriendo por lo tanto distintos ámbitos y niveles de estudio e intervención:
  • Psicología Aplicada a los Tribunales.
  • Psicología Penitenciaria.
  • Psicología de la Delincuencia.
  • Psicología Judicial (testimonio, jurado).
  • Psicología Policial y de las Fuerzas Armadas.
  • Victimología.
  • Mediación.
La psicología jurídica comprende el estudio, explicación, evaluación, prevención, asesoramiento y tratamiento de los fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas. Para eso, utiliza los métodos propios de la psicología científica.

Psicología jurídicaLa psicología jurídica es, en definitiva, un área de trabajo cuyo objeto de estudio es el comportamiento de los actores jurídicos en el ámbito del derecho, la ley y la justicia. Se trata de una disciplina reconocida por asociaciones y organizaciones de todo el mundo.

Entre las funciones del psicólogo jurídico, se encuentran la evaluación y diagnóstico de las condiciones psicológicas de los actores jurídicos; el asesoramiento a los órganos judiciales en cuestiones propias de su disciplina; el diseño y realización de programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración de los actores jurídicos en la comunidad o el medio penitenciario; la formación de profesionales del sistema legal en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo; las campañas de prevención social ante la criminalidad; y la asistencia a la víctimas para mejorar su calidad de vida.

Cabe destacar que la psicología jurídica tiene diversos ámbitos de aplicación. Aplicada al derecho penal, se encarga, por ejemplo, de emitir informes para jueces y tribunales de acusados y víctimas. Como psicología penitenciaria, estudia la personalidad de los internos conforme a los métodos psicológicos y evaluando sus rasgos temperamentales. En las tareas de mediación, por otra parte, se dedica a preparar un contexto adecuado para que las partes puedan comunicarse y tengan mayores posibilidades de alcanzar un acuerdo.

Definición

La Psicología Jurídica es un área de trabajo e investigación psicológica especializada cuyo objeto es el estudio del comportamiento de los actores jurídicos en el ámbito del Derecho, la Ley y la Justicia.
Este área está reconocida por Asociaciones y Organizaciones de nivel nacional e internacional de Psicología Jurídica y/o Forense.
El estado actual de la Psicología Jurídica española se puede entender según las distintas áreas en que se está trabajando, reflejadas en la introducción de este documento.
La clasificación no es unánimemente compartida debido a las peculiaridades culturales, científicas y de legislación de cada país, y así, por ejemplo, la Psicología Policial tiene un escaso o nulo desarrollo en países latinoamericanos y adquiere por el contrario un excelente nivel en países anglosajones y del este europeo.

En todo caso el campo de la Psicología Jurídica que estamos intentado definir según va consolidando sus tareas de forma específica debe establecer sus límites y sus estados fronterizos con otras áreas psicológicas con las cuáles colabora interdisciplinarmente.

Funciones
Las funciones del Psicólogo Jurídico en el ejercicio de su Rol Profesional incluye entre otras, las siguientes funciones:
  1. Evaluación y diagnóstico: En relación a las condiciones psicológicas de los actores jurídicos.
  2. Asesoramiento: Orientar y/o asesorar como experto a los órganos judiciales en cuestiones propias de su disciplina.
  3. Intervención: Diseño y realización de Programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración de los actores jurídicos bien en la comunidad, bien en el medio penitenciario, tanto a nivel individual como colectivo.
  4. Formación y educación: Entrenar y/o seleccionar a profesionales del sistema legal (jueces y fiscales, policías, abogados, personal de penitenciarías, etc.) en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo.
  5. Campañas de prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación: Elaboración y asesoramiento de campañas de información social para la población en general y de riesgo.
  6. Investigación: Estudio e investigación de la problemática de la Psicología Jurídica.
  7. Victimología: Investigar y contribuir a mejorar la situación de la víctima y su interacción con el sistema legal.
  8. Mediación: Propiciar soluciones negociadas a los conflictos jurídicos, a través de una intervención mediadora que contribuya a paliar y prevenir el daño emocional, social, y presentar una alternativa a la vía legal, donde los implicados tienen un papel predominante.
La psicología jurídica está instalada en la práctica y en la investigación como una especialidad en la que se produce una verdadera confluencia entre dos campos disciplinarios: el Derecho y la Psicología. A priori ambos se ocupan de un mismo objeto: la conducta humana, aunque, ambos lo hagan de manera distinta, perteneciendo epistemológicamente el análisis psicológico al ámbito del ser y el del derecho al deber ser.
Como campo de aplicación del conocimiento psicológico, puede ser conceptualizada como la práctica que permite a otro campo disciplinar, el Derecho, utilizar sus conocimientos para sacar conclusiones que posibilitan un mejor resultado de su aplicación, ya sea en el ámbito de la comprensión de las conductas delictivas, en la elaboración de las leyes, como en el de la concreta aplicación de las mismas.
Así la función instrumental de la psicología al derecho puede ser comprendida dentro de las tres acepciones señaladas por Muñoz Sabaté: la psicología del derecho, en el que se estudia la fundamentación psicológica y social del derecho; la psicología en el derecho, en el que se estudia las normas jurídicas como estímulos sociales que generan determinadas conductas; y la psicología para el derecho. En este caso la psicología facilitaría información al derecho sobre la fundamentación y explicación de las conductas a efectos de clarificar y precisar la
aplicación de la ley.
Entonces la supuesta confluencia entre los campos disciplinarios de la psicología y del derecho no sería tal, ya que se trataría solamente de la colaboración de un campo disciplinar con otro, que utilizaría los conocimientos del primero para perfeccionar su accionar.
Por otro lado al realizar un análisis de las actuales investigaciones en temas inherentes a Psicología Jurídica puede observarse que en realidad se trata de investigaciones procedentes del campo propio de la psicología, con métodos específicos de este campo disciplinario, aplicadas al derecho.
Será necesario analizar entonces si es real la supuesta confluencia entre las dos disciplinas, el derecho y la psicología, porque si esto no fuera así debería encontrarse una definición de la psicología jurídica que no derivara del campo de aplicación del conocimiento, sino del método y objeto característico, so pena de poner en duda su propia existencia.
DOWNLOAD | PDF | Español
PASSWORD: Visual.SaC



Share :

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.